Reglamento de la Ley de Ayuda Alimentaria para los Trabajadores

El 4 de junio de 2015 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Reglamento de la Ley de Ayuda Alimentaria para los Trabajadores, a pesar de que dicha Ley se publicó desde el 17 de enero de 2011 en el DOF.

La ayuda alimentaria tendrá como objetivo que los trabajadores se beneficien del consumo de una dieta correcta, la cual consiste en una dieta completa, equilibrada, saludable, suficiente, variada y adecuada, en términos de las disposiciones que al efecto expida la Secretaría de Salud.

Los patrones podrán establecer esquemas de ayuda alimentaria para los trabajadores mediante cualquiera de las modalidades siguientes:

I. Comidas proporcionadas a los trabajadores en:

a) Comedores;
b) Restaurantes, o
c) Otros establecimientos de consumo de alimentos.

Los establecimientos contemplados en los incisos a), b) y c) de esta fracción podrán ser contratados directamente por el patrón o formar parte de un sistema de alimentación administrado por terceros mediante el uso de vales impresos o electrónicos, y

II. Despensas, ya sea mediante canastillas de alimentos o por medio de vales de despensa en formato impreso o electrónico.

La ayuda alimentaria no podrá ser otorgada en efectivo, ni por otros mecanismos distintos de los anteriores.

Los patrones que establezcan esquemas de ayuda alimentaria para sus Trabajadores a que se refiere la Ley y este Reglamento, deberán contar, según corresponda la modalidad, con los contratos celebrados por escrito con:

  1. Los proveedores de servicios de comedor;
  2. Los restaurantes o establecimientos de consumo de alimentos;
  3. Las emisoras de vales, o
  4. Los proveedores de despensa.

Asimismo, los patrones deberán contar con el soporte, en medio físico o electrónico, en el que conste que los trabajadores recibieron la ayuda alimentaria y que contenga al menos: el nombre del trabajador, su clave en el registro federal de contribuyentes, clave única de registro de población, la modalidad, el monto cuantificable en dinero y la fecha o periodo de aplicación de la ayuda alimentaria recibida, así como el acuse de recibo del trabajador.

Con el propósito de fomentar los esquemas de ayuda alimentaria, los gastos en los que incurran los patrones para proporcionar servicios de comedor a sus trabajadores, así como para la entrega de despensas o de vales para despensa o para consumo de alimentos en establecimientos, serán deducibles en los términos y condiciones que se establecen en la Ley del Impuesto sobre la Renta y los ingresos correspondientes del trabajador se considerarán ingresos exentos por prestaciones de previsión social para el trabajador, en los términos y límites establecidos en la Ley del Impuesto sobre la Renta, por otro lado, no formarán parte de la base de las aportaciones de seguridad social en los términos y condiciones que para el caso dispongan las leyes de seguridad social.

Cabe destacar que los vales de comida se entregarán en función de los días que el trabajador debe laborar en el periodo. El patrón descontará al trabajador los vales de comida de los días no laborados del periodo inmediato anterior.